EL PESO FÍSICO

© BENOIT PHOTO

Por: Dr. Enrique Castillo M.V.

Foto: Benoit Photo

Aquellos que tuvieron la oportunidad de conocer y trabajar de cerca con Federico Tesio, resaltan como parte importante de su éxito, las largas horas que este gastaba observando y analizando el comportamiento y el físico de cada uno sus caballos. Es mucha y de incalculable valor, la información que podemos obtener observando y analizando el comportamiento y el aspecto de los animales previo a una competencia. 

Por muchos años, a nivel del hipódromo, traté y tuve experiencia con diversos tipos de entrenadores, uno de ellos se caracterizaba por presentar sus animales en muy buena condición, era el tipo de entrenador que no escatimaba en nada para darle a sus animales lo mejor. Con frecuencia coincidía con el capataz de dicha caballeriza en el “paddock”, un experimentado hombre de caballos. Juntos veíamos los animales durante el ensillaje y mientras caminaban antes de la competencia. Analizábamos cada uno de los rivales de nuestro pupilo y en ocasiones yo me adelantaba a descartar algún animal por su aspecto físico, alguno que para mí lucía extremadamente delgado y que de ninguna manera podía ser capaz de vencer al nuestro, robusto y aparentemente pleno de condición. Sin embargo, el experimentado hombre me advertía: “cuidado, esos increíblemente, en oportunidades nos ganan”. Al finalizar la prueba y tal como el experimentado capataz me había advertido, uno de esos animales que lucía delgado, pasaba la raya en ganancia. 

Tal situación en aquel momento, para mí era inexplicable. De todos los factores que podía analizar cuando observaba un animal antes de la carrera, sin duda era el peso físico del animal, el más difícil de evaluar y que resultaba en un mayor porcentaje de error cuando lo utilizaba como un parámetro para medir el futuro “performance” de un animal en la prueba. Hoy en día, tras leer alguna información relacionada con la biomecánica en el caballo de carreras, el análisis del peso físico luce un poco más claro. 

Dos conceptos a lo que quiero hacer referencia: “eficiencia” y “versatilidad”. El caballo más eficiente, es aquel que usa la menor cantidad de energía, mientras corre a su mayor velocidad durante la mayor cantidad de tiempo. Pero la habilidad para adaptarse a diferentes condiciones y situaciones durante la carrera y seguir siendo eficiente implica versatilidad

Además de estas dos cualidades, la eficiencia y la versatilidad, sin duda indispensables para ser un caballo de carrera superior, existen otras características que también influyen en el nivel de éxito de un caballo de carreras. Una de ellas, de gran importancia para los estudiosos de la biomecánica, es el peso corporal o físico del animal

Aquellos caballos que lucen delgados no necesariamente carecen de condición física, su aspecto el cual puede ser mal interpretado no es producto de la desnutrición o carencia de niveles alimenticios adecuados. Estos caballos y allí́ el ojo del analista es donde debe fundamentar su entrenamiento, tienen una menor masa muscular. Tal condición se traduce en ventajas y desventajas para el animal. La ventaja es que, a menor masa corporal, por supuesto es menor el peso que el animal tendrá́ que “arrastrar” durante el recorrido. Por otro lado, la desventaja tiene que ver con el hecho de que en los músculos es donde se almacena el glicógeno, un componente que sirve de combustible para el trabajo muscular. Por lo tanto, a menor masa muscular, también habrá́ menos combustible que estará́ disponible para mantener la intensidad del ejercicio a través de todo el recorrido. 

Sin embargo y aquí́ juega un papel importante el concepto de “eficiencia”, si el caballo luce relativamente bajo de peso, pero por las características de su paso este es lo suficientemente eficiente, el mismo no necesitara demasiada energía para desplazarse a lo largo del recorrido. Este es el tipo de caballo que necesita algún tiempo para alcanzar su mejor “paso” y raramente desarrolla una alta aceleración a escasos momentos de ordenada la partida. Ellos van acelerando gradualmente hasta alcanzar su nivel de velocidad más eficiente y una vez alcanzado lo mantienen por largos periodos de tiempo. De manera que eficiencia y un paso fácil y rítmico hace a estos animales exitosos. Los caballos de este tipo tienden a hacerlo bien en recorridos de aliento o corriendo en grama”. Por supuesto esto animales deben lucir alertas, “alegres” y con una buena “disposición” hacia la carrera. 

Lee este artí́culo completo en LA MILLA EXTRA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *