ÚLTIMAS NOTICIAS

Fácil De Decir, Difícil De Lograr

Por Ramon Brito / Paulick Report en Español
​No es difícil hacer un ejercicio mental y pensar en cuántos propietarios con años dentro del deporte hípico han querido tan siquiera llegar a estar presentes en una competencia de la Breeders’ Cup.

Para poder participar en esta celebración del hipismo mundial deben conjugarse varios factores, siendo el más importante el poder tener al caballo apropiado con la condición necesaria en el momento preciso. Apenas unos 200 ejemplares en total llegan al punto de partida en las 13 competencias de la Breeders’ Cup, un ínfimo porcentaje del universo de caballos que hacen campaña en el mundo entero.

Debemos entender entonces que ganar tan siquiera una de éstas 13 pruebas es de por sí complicado. Ganar dos de éstas 13 pruebas puede ser considerado como una verdadera hazaña, y esto fue lo que logró la gente de e Five Racing Thoroughbreds al llevarse la Juvenile Fillies Turf y la Juvenile el pasado viernes 3 y sábado 4 de Noviembre en Del Mar.

Una hazaña mayor cuando se trata de un propietario con tan sólo tres años en la industria que ya acumula tres triunfos en la Breeders’ Cup. Bob Edwards, factor principal de e Five Thoroughbreds, puede decir que logró tal hazaña.

Apenas un año después del triunfo de New Money Honey (Medaglia d’Oro) en la BC Juvenile Fillies Turf de 2016, e Five Thoroughbreds volvió a ganar esta competencia con Rushing Fall, una hija de More Than Ready que defendía su invicto de dos carreras, la última de ellas en Keeneland, ganando el Jessamine S. (G3) el pasado 11 de Octubre. Entrenada por Chad Brown y conducida por Javier Castellano, Rushing Fall cerró como la segunda favorita en las apuestas con proporción de 3/1.

Los primeros metros de la carrera fueron angustiosos para Rushing Fall, que quedó muy comprometida en medio del lote poco antes de girar la primera curva. Castellano tuvo que maniobrar para evitar un grave tropiezo, y finalmente pudo colocar a la potranca en el octavo lugar a unos cuatro cuerpos de la delantera entrando a la recta de enfrente.

Ante un rápido tren de carrera, Rushing Fall pudo correr por cuarta línea, su jinete esperando un buen momento para atacar. Las velocistas iban a ceder en cualquier momento, y eso lo entendió Javier Castellano, quien hizo correr en firme a la zaina desde los 600 finales, pasando de viaje por fuera y desplazando a su compañera de establo Significant Form luego de entrar a la recta decisiva. Rushing Fall tomó vuelo en la delantera y esto le permitió neutralizar un tardío remate de Best Performance, que pudo avanzar luego de salir del riel; y de September, cuya partida fue bastante mala. La ganadora mantuvo tres cuartos de cuerpo de ventaja y obtuvo su tercera victoria en igual número de salidas, elevando su producción a $685,000. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.