EL VENEZOLANO THE BROTHER SLEW SORPRENDIÓ EN EL CLÁSICO DEL CARIBE

Coglianese Photo

Coglianese Photo

Por Enrique Salazar.

En toda la tarde la suerte siempre estuvo del lado de la delegación mexicana. Nada de tropiezos, nada de inconvenientes. Todo les salía al dedillo y sumaron el triunfo en las 4 pruebas iniciales de la Serie del Caribe. Sin embargo, llegó la prueba final de la cita anual caribeña, el ansiado Clásico del Caribe (R, Gulfstream Park, 1800m, $300,000) y aquí todo jugó en contra del chance del favorito Thibaut (16, Famous Again en Delta run, por Cherokee Run), que estuvo cogiendo tropiezos y estando enredado desde los primeros metros de la competencia, hasta la entrada de la recta final, cuando no pudo responder a las exigencias de su jinete. 

En cambio, el venezolano The Brother Slew (16, Slew’s Tizzy en Miss Venezuela, por Water Poet) tuvo la suerte a favor y, si tuvo problemas, luego de cruzar la meta vencedor, no fue por su culpa sino por la de su jinete, el mexicano Paco López que, fiel a su estilo, ejecutó una “argucia”, ya muy cerca de la meta, para tratar asegurar un triunfo que parecía seguro, poniendo en peligro el esfuerzo del potro venezolano. The Brother Slew, ya en terreno decisivo, logró quebrar la resistencia del puntero puertorriqueño Papa Candelo (16, Hockenheim en Dawn’s Song, por Unbridled Time) y logró desprenderse de la presión del panameño Turpin Time (16, Indiano en Ricura, por Wheaton), pero junto al riel le surgió un nuevo rival, el Campeón generacional en su país Gran Omero (16, King Seraf en Gran Manisera, por Shawaf), que corriendo algo comprometido en la primera fase de la prueba, aunque no tanto como el mexicano Thibaut, pudo librarse de ellos y, encontrando espacio libre junto al riel, atacó con peligrosidad, bajo la guía del “maestro” Javier Castellano. A 200m para el final, López lo observa desde una 5ª línea de carrera y se lleva a The Brother Slew hacia las líneas interiores, cerrándole el paso a Gran Omero, desde los 100m finales, evitando la posibilidad de que éste reaccionara y le complicara la victoria, llegando al punto de toparlo casi sobre la sentencia. Ello generó el “reclamo” de la gente de Gran Omero y la “observación” planteada por los comisarios de carreras. Tras el breve momento de tensión, con la fanaticada venezolana presente en Gulfstream Park celebrando, indiferente al nerviosismo de los involucrados, los jueces dejaron todo como pasó frente a la meta. Y uno se pregunta: ¿con qué necesidad Paco López?… Agregaríamos que mientras se lo sigan permitiendo lo seguirá haciendo.

Pasando a describir el desarrollo de la competencia, debemos certificar que Papá Candelo le puso color a la carrera desde el vamos, tomando el comando con agilidad y colocando luz sobre sus más inmediatos seguidores, precisamente, The Brother Slew y Turpin Time, pasando un primer parcial de 23.96 (400m), mientras Thibaut cogía un serio tropiezo que le llevaba a retrogradar a los dos últimos lugares, donde se apareó con Gran Omero. La prueba avanzó, siempre con Papá Candelo en punta y sus mismos seguidores, en parciales de 48.14 (800m) y 1:13.23 (1200m). Pasando ese poste, tanto Thibaut como Gran Omero, que corrían apareados, comenzaron a buscar espacios. El mexicano perdió su esfuerzo al no conseguir pase, pero el venezolano avanzó firme hacia los primeros lugares, cerrándose hacia la baranda al giro de la última curva, justo cuando The Brother Slew intentaba dar cuenta de Papá Candelo y Turpin Time parecía incapaz de seguirle el paso. Así, ya en terreno de la recta final, The Brother Slew logró dominar la prueba, pasando la milla en 1:38.46, sucediéndose a continuación los hechos narrados antes. Se concretaba una exacta venezolana, un 1-2 que acababa con el absoluto predominio mexicano en las primeras 4 carreras de la Serie Hípica del Caribe. Reaccionando con habilidad al final, Turpin Time se acercó a los dos líderes venezolanos, manteniendo un valeroso tercer lugar, mientras que el raudo Papá Candelo, pese a marcar el tren de carrera, fue capaz de clasificarse en la 4ª posición. El favorito Thibaut finalizó antepenúltimo () en una carrera que deberán olvidar sus allegados. El otro mexicano en la prueba, el moro El Santo (16, Take Charge Indy en Silver Nithi, por Numerous) nunca fue rival en la carrera, realizando la peor carrera de su joven campaña, en la que hasta ahora sólo había figurado primero o segundo. Arribó penúltimo (10º), ganándose tan sólo al otro venezolano de la carrera, Doctor Sotelo (16, Big Prairie en Valle, por Chemie), que siempre anduvo en el último lugar.

Con una campaña prácticamente clásica, The Brother Slew sumó el 2º triunfo de su campaña (7 acts.), habiendo triunfado antes en la Copa Iraquí (La Rinconada, 1500m, 1-31-2/5, $900) en julio pasado. Llegó a la carrera tras un par de terceros lugares en sendos clásicos G1, incluyendo al Clásico Jockey Club de Venezuela (Ven-G1, La Rinconada, 1800m, septiembre/29), su antesala a este sorpresivo triunfo sobre Gran Omero, ante quien cayó derrotado por más de 15 cuerpos en su único encuentro, producido en el 2º tramo de la Triple Corona venezolana. Así son las carreras. Su récord se resume ahora en 2-1-2 (7 actuaciones), mientras sus ganancias se elevaron a $175,642.

  The Brother Slew, crianza del haras Los Samanes Polo & Racing (Edo. Falcón, Venezuela), es hijo del semental estadounidense Slew’s Tizzy (04, Tiznow en Hepatica, por Slewpy), padre de 3 producciones en edad de correr en Venezuela, con las cuales ha logrado producir 5 ganadores clásicos, incluyendo un ganador clásico G1, quienes representan un significativo 17,9 % de sus corredores. El potro es hijo de la linajuda ganadora clásica venezolana Miss Venezuela (04, en Amandina Lady, por Slew Prince), cuya madre es la Campeona tresañera venezolana y brillante matrona Amandina Lady (98, en Amandina, por Inland Voyager), madre de 5 ganadores selectivos y dos figuradores selectivos con sus 7 únicos hijos corredores, incluyendo a los ganadores clásicos G1 en su país, Mr. Angelo (2003) y King Seraf (2005), ambos hermanos de Miss Venezuela, y el último de ellos el padre de Gran Omero.The Brother Slew responde a un benéfico patron de cruce In Reality-Northern Dancer, logrado en una version Relaunch-Sadler’s Wells, que produce un pedigree con inbred al Triplecoronado invicto Seattle Slew (74-02, Bold Reasoning en My Charmer, por Poker), visible en fórmula 4×4, teniendo como fuentes a Slewpy (80-01, en Rare Bouquet, por Prince John) y al Líder Semental en Venezuela Slew Prince (83-04, en Princess Arjumand, por Prince Taj). Estando Seattle Slew además duplicado en el papel de Slew’s Tizzy, al expandir la vista del pedigree a 6 generaciones se observa una presencia adicional del Triplecoronado, a través de Seattle Song (81-96, en Incantation, por Prince Blessed), el abuelo materno del Campeón Tiznow (97, Cee’s Tizzy en Cee’s Song), por lo que el arreglo en que se presenta Seattle Slew es, realmente, (5×4)x4. El cruce se completa con una triple presencia del gran Northern Dancer (61-90, Nearctic en Natalma, por Native Dancer), a través de 3 fuentes distintas, todas machos, en arreglo (6×6)x4; y una duplicación 6×6 del poderoso Jefe de Raza, dador de capacidad de fondo, Princequillo (40-64, Prince Rose en Cosquilla, por Papyrus), logrado con balance de sexos.


3 Comments

  1. Daniel dice:

    Para mi fue una gran conducción de Paco Lopez y eso dice el gran momento que vive, sabiendo que tenia al enemigo por dentro, busco de la quinta a la segunda linea de carrera y le cerró el paso a Gran Omero. Castellano no tuvo confianza a mi manera de ver porque espacio tenía y caballo también.

  2. Ramón Uzcátegui dice:

    Excelente análisis y excelente información digna de un profesional del buen hipismo. Felicitaciones. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *