ÚLTIMAS NOTICIAS

Batalla de pesos pesados por el Caballo del Año

Por Roberto L Rodriguez

​El 2018 ha sido otra temporada de ensueño para todos los amantes del apasionante deporte de los reyes, desde el propio “momento de la partida” del promisorio calendario, disfrutamos de la dominante victoria del campeón Gun Runner (Candy Ride (ARG)) en la segunda edición de la Pegasus World Cup Invitational Gr-1 celebrada en el hipódromo de Gulfstream Park. Un par de meses más tarde dio inicio la cadena de siete lauros Grado 1 alcanzados en el 2018 por la formidable yegua australiana Winx (Street Cry (IRE)), ejemplar que extendió a veintiocho las victorias consecutivas iniciada el 16 de mayo del 2015, es decir, tres años y medio saboreando la victoria o desconociendo la derrota. En el viejo continente han brillado varias estrellas de las pistas, sin embargo, las temporadas del “demoledor” Cracksman (GB) (Frankel (GB)) (ganador de 3 en 4 salidas) y de la reina Enable (GB) (Nathaniel (IRE)) (único ejemplar en la historia en ganar el Arco de Triunfo Gr1-Turf y la Breeders’ Cup Turf Gr1-Turf el mismo año) sobresalen del resto de los magníficos puransagres que cumplen campana en estos momentos en Europa. Desde Sur América, específicamente desde Chile, recibimos a su consentida Wow Cat (Lookin At Lucky), yegua que en cuatro presentaciones en la tierra del Tío Sam, ya es ganadora Grado 1, además de un segundo lugar en la Longines Breeders’ Cup Distaff Gr-1
Sin embargo, nuestra entrega estará concentrada en lo que para muchos han sido los mejores ejemplares en los Estados Unidos este año, se trata del triplecoronado Justify (ScatDaddy) y el no menos campeón Accelerate (Lookin At Lucky). Ambos ejemplares reúnen todas las credenciales para ser considerados como el “Caballo del Año” de esta temporada, a pesar de que todo parecía inclinarse hacia el ex pensionado en el establo de Bob Baffert, el cierre de campaña de Accelerate una vez retirado Justify a la cría, fue simplemente fantástico. El alazán entrenado por John Sadler ganó el TVG PacificClassic Gr-1, el Awesome Again Gr-1, finalizando con broche de oro apoderándose de la Breeders’ Cup Classic Gr-1 en Churchill Downs. Otros opinan que el longshot de Monomoy Girl (Tapizar) podría mezclarse en la lucha por este premio Eclipse en particular. La “yeguita” de Brad Cox abrió la temporada ganando el Rachel Alexandra Stakes Gr-2, luego acumuló cuatro Grado Uno de manera consecutiva: Central Bank Ashland Stakes, Longines Kentucky Oaks, Acorn Stakes y el Coaching Club American Oaks. Todo esto antes de ser distanciada de la primeraa la segunda posición en el Cotillion Stakes Gr-1 después de interferir durante la recta final con el accionar de Midnight Bisou. Sin embargo, Monomoy Girl tomó revancha en la Longines Breeders’ Cup Distaff Gr-1 derrotando a la misma Midnight Bisou, Wow Cat (CHI) y a la campeona Abel Tasman. En pocas palabras, Monomoy Girl participó en 7 eventos en el 2018 ganando 6 (5 Grado 1) y produjo $2,818,200… nada mal para un “longshot”.

​Regresando al veterano de cinco años Accelerate, su temporada en el 2018 dio un giro de 180 grados en comparación a la del 2017, el caballo propiedad del Hronis Racing alcanzó tan solo una victoria ocho presentaciones, esta fue en el recordado San Diego Handicap Gr-2, carrera que dejó al mundo hípico mudo debido a la inexplicable actuación del para ese entonces campeón Arrogate (Unbridled’sSong). Descansado y transformado, Accelerate inició el 2018 ganando el San Pasqual Stakes Gr-2 y el Santa Anita Handicap Gr-1 antes de perder en el Oaklawn Handicap Gr-2 ante City of Light (Quality Road), ya sabemos el resto de la historia. Estoy de acuerdo con aquellos que opinan que este ejemplar reúne los requisitos de un “Caballo del Año”, su récord habla por si solo, enfrentó a los mejores caballos maduros del momento y en los mejores escenarios, sin embargo, para mí “eligió” la temporada equivocada.
Imagen

Coglianese Photo / Zoe Metz


Cuando Justify debutó ganando en una carrera de Maiden Special Weight el 18 de febrero en Santa Anita Park, su entrenador Bob Baffert inmediatamente se comunicó con Elliot Walden (CEO de WinStar Farm) y copropietario de este potro, diciéndole: “tenemos uno de los buenos acá”. Si podemos interpretar a lo que Baffert de refería sería algo como: “tenemos una superestrella y posible aspirante a la triple corona.” Obviamente conocidos ya los hechos, es fácil para mi interpretar esa conversación. Lo cierto es que Justify certificó la declaración de su preparador ganando una carrera de Allowance y luego el Santa Anita Derby Gr-1 asegurando su cupo en la edición 144 del Kentucky Derby Gr-1.

La expectativa crecía y el hechizo de Apollo que databa de 1882 temblaba ante la presencia en el Derby de Justify, se dio la partida de los 2 minutos más emocionantes entre todas las disciplinas deportivas y Justify cruzaba la meta acabando con el mencionado hechizo al mismo tiempo que traía nuevas esperanzas a sus conexiones. El sueño se hizo realidad seis semanas más tarde cuando el gigantón alazán unía la salida con la llegada en el famoso “test de los campeones” en la milla y media del Belmont Stakes Gr-1 convirtiéndose en el décimo tercer triplecoronado de la historia.

No es fácil ganar en tu carrera de debut, mucho menos viajar a Louisville y derrotar a 19 rivales en el Kentucky Derby. Tampoco es nada sencillo atravesar la neblina para conquistar el Preakness Stakes Gr-1 y luego invadir la gran manzana ganando con autoridad su carrera insigne, el Belmont Stakes Gr-1. Estas credenciales de un tresañero como Justify (6-6), estoy convencido que son suficientes para llevarse el título en esta “Batalla de pesos pesados por el Caballo del Año”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.