BRICKS AND MORTAR GANÓ LA BREEDERS’ CUP TURF G1 Y ASEGURÓ EL TÍTULO COMO CABALLO DEL AÑO.

Alex Evers. Eclipse Sportswire/CSM / Breeders' Cup

Alex Evers. Eclipse Sportswire/CSM / Breeders' Cup

Por Enrique Salazar

Foto: Eclipse Sportswire / Breeders’ Cup

¡Ya no hay con qué darle! Bricks and Mortar (14, Giant’s Causeway en Beyond the Waves, por Ocean Crest), ese “milagroso” purasangre, recuperado tras una larga espera por lesión de más de un año, sigue demostrando que además de clase corredora hay que tener corazón y tentar a la suerte. Derrochando nervio atlético, el mejor ejemplar alojado en la cuadra líder de EUA, la del exitoso Chad Brown, alcanzó un triunfo de película, en el último salto, en la consagratoria Breeders’ Cup Turf (G1, Santa Anita Park, 2400m, grama, $4,000,000), asegurándose así un título “perfecto” para los caballos como el: Caballo del Año. Superando todos los retos, carrera tras carrera, acá también tenía, además del soberbio grupo de corredores que salió a buscar la victoria, el gran reto de enfrentar y superar por vez primera los soberbios 2400m (grama), capaces de sepultar campeones, de terminar invictos, de evitar la gloria. Pero, cuando se tiene el corazón y la clase de este Bricks and Mortar casi nada parece imposible. Con una conducción centrada y precisa, lúcida y comprometida, Irad Ortiz Jr. fue capaz de amalgamarse de forma brillante con el pupilo de Chad Brown, de manera que ambos se mostraron como una unidad en la busca del triunfo. Cada petición del jinete tenía su respuesta exacta. Desde sentarse en plena carrera para que controlara su acción, a convertirse en un motor con brazos en plena recta final, Ortiz Jr. fue un coloso, sólo superado por la espectacular reacción atlética de Bricks and Mortar.

Fue una victoria labrada, en ningún aspecto fácil. Los metros finales fueron de gran expectación. Sólo en el disco de llegada se pudo asegurar su triunfo, cuando con ese “Don” que tienen los campeones supo poner su cabeza por delante de su hermano paterno United (15, Giant’s Causeway en Indy Punch, por Pulling Punches), en el momento preciso, cumpliendo con su compromiso con el público hípico y saliendo airoso de su cita con la historia. United, en una carrera excepcional en su récord, también pasará a los libros de historia, ocupando el sitio de aquel que casi le gana al portentoso Bricks and Mortar en la Breeders’ Cup Turf (G1), una prueba que vio colarse , sin que la suerte estuviese de su lado, nada menos que al potro ganador del Epsom Derby (G1), el careto Anthony Van Dyck (16, Galileo en Believe’n’succeed, por Exceed and Excel), que demostró tener la calidad suficiente para estar en ese listado de ejemplares inolvidables por lograr la victoria en una prueba de tanta relevancia. 

La prueba se desarrolló con el castrado Acclimate (14, Acclamation en Knows no Bounds, por Boundary) haciendo de animador por largo trecho, dejando parciales de 24.81 (400m), 48.44 (800m) y 1:13.24 (1200m), mientras era seguido por el moro Bandua (15, The Factor en If Angels Sang, por Seattle Slew) y por el sorprendente United, que accionó siempre por la parte interna de la pista. Mientras, poco más de 1 cuerpo atrás, accionaban el potro Anthony Van Dyck y Bricks and Mortar. La situación comenzó a cambiar ya pasada la milla (1:37.91), en pleno giro del codo final. Así, a la entrada de la recta final, mientras Bandua fracasaba en su intento de hacerse líder fue United quien pasó al comando de la carrera, justo después de un tropiezo que, precisamente, Bandua le ocasionara a Anthony Van Dyck, obligando a su jinete a afirmar, perdiendo su momentum y todo chance ganador. Justo afuera, comenzaba a desarrolar su sprint final el favorito de todos, Bricks and Mortar, presentándose desde la mitad de la recta una inclemente batalla por el triunfo, que sólo nos liberó de la “angustia” en plena sentencia, cuando se vio ganador a Bricks and Mortar. La marca final fue de 2:24.73, casi exactamente 2 segundos por encima del récord vigente.

Brick and Mortar concretó su 6º triunfo clásico consecutivo, significando éste la 5ª victoria clásica G1 de sus últimas 6 salidas. Tal performance, que se inició en la I Pegasus World Cup Turf Invitational (G1, Gulfstream Park, 1900m, grama, 1:54.59), el pasado 26 de enero, y que continuó con sus triunfos en el Old Forester Turf Classic (G1, Churchill Downs, 1800m, grama, 1:51.80), el día del Kentucky Derby (G1), continuó con el Manhattan S. (G1, Belmont Park, 2000m, grama, 1:58.11) y con el Arlington Million S. (G1, Arlington Park, 2000m, grama, 1:59.44), éste ocurrido el pasado 10 de agosto, fecha desde la cual no actuaba hasta hoy. El valioso Bricks and Mortar le brinda a su exitoso entrenador la 1ª victoria en esta prueba, así como también a su compañero de “aventuras”, Irad Ortiz Jr., colocando su notable campaña de 11-0-2 (13 actuaciones), elevando sus ganancias a $7,085,650.

Bricks and Mortar, que al final de su campaña será semental del Shadai Stallion Station (Japón), es hijo del extraordinario Giant’s Causeway (97-18, Storm Cat en Mariah’s Storm, por Rahy), el 3 veces Líder Semental en EUA, que a un año de su desaparición física ratifica su poder transmisor de clase, sumando y lugares en la mejor prueba disputada sobre la grama cada temporada en EUA. Con 16 producciones en edad de correr el recordado “Caballo de Hierro” es responsable de 190 ganadores clásicos, los cuales representan un sólido 9,5% de sus corredores. Adicionalmente, el virtual Campeón Gramero de la temporada en EUA, es uno de los 3 ganadores clásicos producidos por su consagrada madre, Beyond the Waves (97, en Excedent, por Exceller), ganadora clásica en Francia, siendo, por tanto, ½ hermano de la ganadora clásica de grado Emerald Beech (06, por Maria’s Mon) y del múltiple ganador clásico Beyond Smart (11, por Smart Strike), además de serlo también de los figuradores clásicos Sir Ector (07, por Dynaformer) y Water View (05, por Petionville). Beyond the Waves es ½ hermana de un múltiple ganador clásico (Seahawk Gold) y de la madre del recordado Bordonaro (01, Memo en Miss Excitement, por Rajab) y de la clásica Miss Empire (10, por Empire Maker).Responde al fantástico Nick mundial Northern Dancer-Northern Dancer, logrado acá con una novedosa versión Storm Bird-Storm Bird, por lo que éste aparece duplicado en inbred, en fórmula 3×3, ocupando la misma posición tanto en el pedigree del padre como en el de la madre, siendo abuelo paterno de ambos. Las fuentes del Campéon Storm Bird (78-04, Northern Dancer en South Ocean, por New Providence), ambos machos, son, su mejor hijo en la cría, el inolvidable Storm Cat (83-13, en Terlingua, por Secretariat) y Ocean Crest (91, en S S Aroma, por Seattle Slew), acá presente en el rol de abuelo materno. El pedigree está libre de otras repeticiones hasta la 5ª generación, mientras que en 6ª generación presenta triples repeticiones de los influyentes Neraco (35-57, Pharos en Nogara, por Havresac II), Nasrullah (40-59, Nearco en Mumtaz Begum, por Blenheim II) y Princequillo (40-64, Prince Rose en Cosquilla, por Papyrus).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *