Heavenly Love galopó el Alcibiades G1

Por Enrique Salazar
Imagen

Photo credits Tricia Warrens @ElPotroRoberto

Imponente se presentó en Keeneland este viernes, 6 de octubre, la dosañera Heavenly Love (15, Malibu Moon en Darling My Darling, por Deputy Minister) para, mediante un soberbio galope en el Alcibiades S. (G1, 1700m, 1:45.32), convertirse en una sólida candidata a la victoria en la próxima Breeders’ Cup Juvenile Fillies (G1, Del Mar, 17000m 2,.000,000, noviembre/4), carrera para la cual aseguró su pase con este triunfo.

Entrenada por Mark E. Casse, la poderosa potra llegó a  la carrera luego de salir de perdedora en su segunda salida, un Maiden Special Weight (Kentucky Downs, 1200m, 1:15.86), el pasado 7 de septiembre, prueba en la que dejó grata impresión al superar hasta por 5 cuerpos a su más cercana seguidora. En esta ocasión, subiendo la apuesta hasta este tradicional clásico G1, la potra lo volvió a hacer, enseñando categoría clásica en la recta decisiva, desprendiéndose con total solvencia, para cruzar el disco con 5-½ cuerpos de ventaja.

En la prueba, Heavenly Love, bien contenida por Julien Leparoux, se dedicó a seguirle los pasos a su compañera de cuadra Dancing (15, Bernardini en Dancing Alone, por Kingmambo), que dominó en parciales, relativamente cómodos, de 23.94 (400m) y 48.38 (800m), mientras detrás de ellas corrían Arabella Bella (15, Skipshot en Deadly Diva, por Unbridled’s Song) y Sassy Sienna (15, Midshipman en Tap for Gold, por Pleasant Tap). La gran favorita Princess Warrior (15, Midshipman en Sessa, por Consolidator) se mantuvo corriendo a unos 7 cuerpos de la punta en la 7ª posición durante esta primera parte de las acciones. Pisando el poste de los 1200m (1:13.81), el comúnmente calmado, Leparoux comenzó a mover a Heavenly Love, encontrando poca resistencia de su compañera Dancing, por lo que encaró la recta final en punta. Ya en terreno derecho, castigada por su jinete, la potra se mostró avasallante, desarrollando una aceleración muy por encima de las posibilidades de sus rivales, incluso de la favorita Princess Warrior, que movida desde los 1200m también, lució incapaz de ponerle presión a la ganadora, cediendo su invicto en su 2ª salida, aunque figurando 2ª con facilidad, mientras Dancing lograba mantenerse 3ª, dándole dos puestos en la pizarra a su entrenador Mark E. Casse. Para Leparoux, que haber quedado muy bien impresionado con la ganadora, fue su segunda victoria en esta prueba, que ganó por vez primera en el 2013.
Heavenly Love es hija del magnífico Malibu Moon (97, A.P. Indy en Macoumba, por Mr. Prospector), padre a la fecha de 15 producciones en edad de correr, en las cuales ha acumulado 104 ganadores clásicos, lo cual representa un importante 8,3% de sus corredores. Hija de la ganadora clásica Darling My Darling (97, en Roamin Rachel, por Mining), viene a ser la 2ª ganadora clásica producida por ésta, que antes dio a Forever Darling (13, por Congrats), ganadora del Santa Ynez S. (G2). La 2ª madre de Heavenly Love es la excelente corredora Roamin Rachel (90, Mining en One Smart Lady, por Clever Trick), de gran valor en la cría, entre cuyos hijos resalta Zenno Rob Roy (2000, por Sunday Silence), Caballo del Año en Japón durante la temporada 2004.

La potra responde a un patrón de cruce Seattle Slew-Northern Dancer, en una noble versión A.P. Indy-Deputy Minister, que produce un pedigree en el cual resalta un poderoso inbred3×4, con balance de sexos al extraordinario Mr. Prospector (70-99, Raise A Native en Gold Digger, por Nashua), logrado a través del abuelo materno de Darling My Darling (Mining) y la matrona Macoumba (92, en Maximova, por Green Dancer), la madre de Malibu Moon. Adicionalmente, se aprecia la duplicación en linebred6×4, del inevitable Northern Dancer (61-90, Nearctic en Natalma, por Native Dancer), a través de los influyentes Vice Regent (67-95, en Victoria Regina, por Menetrier) y Nijinsky II (67-92, en Flaming Page, por Bull Page). Otra repetición benéfica, 5×5 al excelente Buckpasser (63-78, Tom Fool en Busanda, por War Admiral) se logra a través de 2 hijas de éste, quizás la mejor forma de duplicar al gran abuelo materno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *